¿Qué puedes hacer para ahorrar combustible cuando viajas en coche?

Viajar en coche puede ser a menudo la opción preferida para muchas personas, especialmente para aquellas que prefieren la comodidad de su propio coche, la flexibilidad de parar cuando desee, o la necesidad de un vehículo que proporcione la capacidad de transportar artículos grandes.

Si eres una de esas personas que utilizan a menudo el coche para viajar, puede que también te interese encontrar formas de ahorrar combustible y ahorrar dinero.

Ya sea para desplazamientos locales o para viajes más largos, hay una serie de consejos que puedes seguir para ayudar a reducir la cantidad de combustible que utiliza.

Desde la importancia de planificar con antelación y controlar la velocidad hasta el uso del aire acondicionado y el cambio de marchas adecuado, los siguientes consejos pueden ayudarte a ahorrar combustible mientras viajas en coche.

Planifica con antelación

Una de las formas más eficaces de reducir el consumo de combustible al conducir es planificar el viaje con antelación. Al planificar una ruta o itinerario debes tener en cuenta las condiciones de tráfico más adecuadas, ya que ayuda a reducir el consumo de combustible al evitar las calles congestionadas y las aceleraciones y desaceleraciones excesivas.

Además de planificar con antelación, también puede ser beneficioso utilizar tecnología como los sistemas GPS para ayudarte a localizar desvíos convenientes, informes de tráfico o rutas alternativas que pueden ayudarle a optimizar su viaje y ahorrar tiempo, dinero y combustible.

Controle su velocidad

La velocidad excesiva es una de las principales causas de derroche de combustible. De hecho, una reducción de la velocidad de 120 kilómetros por hora a 110 kilómetros por hora, por ejemplo, puede reducir el consumo de combustible en aproximadamente 0,3 litros por cada 100 kilómetros recorridos.

Monitorizar y mantener una velocidad de aproximadamente 100 kilómetros por hora (sin superar los 110 kilómetros por hora) puede ayudar a ahorrar hasta un 9% en el consumo de combustible. Esta cifra puede ser incluso mayor en algunos vehículos.

Utilizar la marcha adecuada

Utilizar la marcha adecuada también es fundamental para ahorrar combustible. En los vehículos de gasolina, se recomienda cambiar de marcha entre 2.000 y 2.500 rpm, mientras que en los vehículos diésel debe hacerse a partir de 1.500 rpm.

Para muchos motores diésel, más de 2.000 rpm se considera inseguro, ya que puede aumentar significativamente el consumo de combustible. Utilizando la marcha adecuada en el momento adecuado, puede ayudar a reducir el consumo de combustible, optimizar el rendimiento de su coche e incluso beneficiarse de menores emisiones contaminantes.

Aire acondicionado y calefacción

Utilizar el sistema de aire acondicionado del coche es a menudo necesario, especialmente durante los meses de verano y en climas cálidos. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el uso del aire acondicionado o la calefacción puede aumentar significativamente el consumo de combustible de su vehículo.

Para ayudar a reducir el consumo de combustible se recomienda utilizar el aire acondicionado y la calefacción con moderación, y apagar el sistema cuando ya no lo necesite. Cuando encienda el sistema de aire acondicionado, asegúrese de no forzarlo a trabajar demasiado abriendo las ventanillas o, peor aún, encendiendo la calefacción.

Apague el motor cuando esté aparcado

Si va a estar aparcado en un lugar durante más de un minuto, es muy recomendable apagar el motor para ahorrar combustible. Aunque el motor no esté funcionando a un nivel óptimo, sigue necesitando combustible, y en algunos casos puede incluso consumir más que si estuviera en marcha.

Apagando el motor cuando esté aparcado, puede ayudar a ahorrar combustible y reducir la cantidad de contaminantes generados. Es especialmente importante apagar el motor en zonas muy congestionadas, ya que la combinación de velocidad, aceleración y desaceleración puede provocar un mayor consumo de combustible y mayores emisiones de contaminantes.

Escanea el código